La ciencia de las secadores

¿2020 y todavía tenés miedo a adquirir una secadora? Despedite de las pinzas y piolines y enterate sobre múltiples beneficios.


Con el cambio de los tiempos y la actualización de sistemas en la vida diaria, como la disminución de espacios en hogares y crecimiento de los microapartamentos una secadora de ropas es más que necesaria. Ya no podemos darnos la posibilidad de tener piolines, además de que estos conllevan mucho trabajo y son más perjudiciales para las prendas de lo que creemos.

Muchos mitos se mantienen acerca de que un secarropa maltrata las prendas o es un gasto innecesario. Pero debemos analizar qué tanto tienen de verdad para definir nuestra mejor inversión:

Destiñen las prendas:

Antes se creía que dejando la ropa blanca al sol, se mantenía su color por más tiempo. Pero realmente esta teoría no tiene mucha lógica, los rayos UV desgastan la tonalidad y vuelve más amarillentas las prendas blancas o da una apariencia de viejas a las de otro matiz. El secarropa está diseñado para fijar el tinte por mucho más tiempo.

Maltratan los tejidos:

Es normal suponer que podría achicar o estirar las prendas, como con el lavarropas. Pero esto solo puede ser consecuencia de un mal ciclo de lavado. Para eso debemos medir la temperatura según el tipo de tela:

- Temperatura alta: Algodón, toallas, jeans y ropa de cama

- Temperatura media: Prendas de planchado permanente (camisas, pantalones de vestir, tela sintética)

- Temperatura baja: Delicados (Lycra, ropa stetch, gasa, seda, y todas las que indiquen secado de giro lento en la etiqueta.

- Sin calor: Almohadas, vestidos, pantuflas, peluches y calzados deportivos.

Igual siempre es importante leer las indicaciones, y no introducir prendas con goma o similares porque podrían derretirse.

Consumen mucha electricidad:

Esto depende mucho del tipo de secado y la cantidad de ropa. Mientras menos ciclos hagamos, el consumo también disminuirá. Sin contar que muchas coladas ya no necesitan plancharse luego de secarse, y generan un ahorro en electricidad.

Algunas ventajas de contar con una secadora:

- Ahorrás muchísimo más tiempo que con el secado natural

- Cuida tus prendas con ciclos específicos

- No dependerás de las condiciones climáticas como el frío, la lluvia ni la humedad.

- Elimina los ácaros de las prendas

- No necesitas tanto espacio como el que precisás para tener piolines con pinzas y ganchos.

- En muchas prendas, disminuye las arrugas.

 

Dejá los mitos atrás y conocé lo que Brastec tiene para vos.